Las Chivas y Vergara la única esperanza en el futbol mexicano

Por: José Manuel Flores Martínez.

Ciertamente, en la historia peculiar del futbol mexicano, se han repetido etapas de crisis a cada rato. Hoy vivimos una más. Los federativos con voz y voto han vuelto a perder el rumbo, al atentar en contra de la esencia de lo nuestro y de solo ver el negocio, el que por supuesto es generoso.

De ahí que afirmemos que la única esperanza que existe para el futbol mexicano son las Chivas del Guadalajara y su dueño Jorge Vergara.

Las decisiones federativas ya llegaron al absurdo. Abrir las puertas a los extranjeros sí que es alarmante. Establecer que en un juego oficial, pueden alinear 9 extranj3eros, es realmente inaudito para un futbol de mediana calidad.

Pero no solo eso. Un equipo también tiene la libertad de contratar a indeterminado número de extranjeros. Pocos saben que el Veracruz tiene registrados ¡30 foráneos! Y el Puebla 2, el América 18, el Monterrey 19 y bueno, es una barbaridad.

Las Chivas del Guadalajara con su inmaculada tradición de utilizar únicamente jugadores nacionales, se mantiene como el verdadero representante del futbol nacional.

Con Jorge Vergara se ha vivido una época de grandes contrastes. Ya cumplió 10 de ser dueño único del club de futbol. Desde la forma en que se hizo de la franquicia, hasta sus decisiones impulsivas, pasionales en extremo, han marcado su sello.

Pero del otro lado, el positivo, su labor ha dejado huella. Ha sabido exportar jugadores a Europa, algo que debían hacer todos. La lista ha sido generosa.

Y la construcción de su estadio ha sido sin duda un éxito absoluto.

La lista de logros y avances es prodiga. Pero claro, al cargar con la representatividad nacional por tradición, siempre está en el ojo del huracán.

Estamos convencidos que su labor todavía no alcanza el top, el techo del éxito total, porque no solo es un empresario con visión moderna, sino es un directivo que ama profundamente a “su Guadalajara”.

A principios de la década de los 70, nos ligamos profesionalmente al club Guadalajara y no solo fue el haber manejado su revista oficial, el legendario Chivas/Chivas, Deporte Verdad y varios suplementos especiales, lo que nos dio ese conocimiento tras bambalinas.

El libro que escribimos en 1981, “Hubo una vez un Campeonísimo” (La historia del Guadalajara), fue la culminación de ese conocimiento que hasta la fecha nos sirve de contexto para saber de esos valores internos, de lo que es para el pueblo, las queridas Chivas del Guadalajara.

El señor Vergara seguro estamos, sabe de esa esencia, de su responsabilidad ante un sentimiento nacional del pueblo Chiva/Hermano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*